Cómo afrontar las inquietudes de salud mental

Table of Contents

Hands fold over another pair of hands in a comforting manner

Pasar por la vivencia de un diagnóstico de cáncer es muy difícil y puede afectar su salud mental. Esto es verdadero sea usted la persona diagnosticada con cáncer o un ser querido.

La salud mental se refiere a su bienestar emocional, psicológico y social en general. Otra palabra que se utiliza comúnmente en el cuidado oncológica es “distrés”. El distrés es el dolor o malestar emocional, social, espiritual o físico que puede despertar sentimientos de tristeza, miedo, soledad o ansiedad. Todos experimentamos altas y bajas emocionales, pero cuando esto afecta nuestra vida cotidiana, puede deberse a que estemos padeciendo de una condición de salud mental. Usted podría beneficiarse de hablar con alguien. Existen diversos tipos de condiciones y enfermedades de salud mental. Son mucho más comunes de lo que usted piensa. El tratamiento y apoyo adecuado pueden ayudarle a mejorar su salud mental.

Un diagnóstico o una enfermedad de salud mental se da cuando un proveedor médico o de salud mental ha determinado que una persona tiene una condición específica. Las dificultades de salud mental se pueden experimentar con o sin un diagnóstico de enfermedad mental. Es posible que sienta que sus emociones y bienestar social son peores de lo habitual. Tener mala salud mental o padecer de una enfermedad mental no es culpa de nadie. No es el resultado de algo que usted hizo o no hizo. Es el resultado de una combinación de factores biológicos, psicológicos y sociales. Entre las personas que viven con cáncer y participaron en nuestra encuesta sobre la experiencia del cáncer, descubrimos lo siguiente:

  • El 49 % de los encuestados estaban a riesgo de padecer de niveles clínicos significativos de ansiedad.38% of respondents were at risk for depression 
  • El 38 % de los encuestados corrían riesgo de sufrir depresión.
  • Alrededor de4 de cada 10 encuestados informaron síntomas de ansiedad y fatiga peores que la media nacional.

Nadie elige tener un problema de salud mental, pero una vez que identifiquen que usted o algún ser querido lo tiene, es importante buscar apoyo.

 

Apoyo Para la Salud Mental

Recibir un diagnóstico de cáncer puede tener un gran impacto en sus emociones, pensamientos y experiencias. Es importante entender que esto es normal y que no está solo. Es posible que le preocupe hablar con alguien sobre sus pensamientos y sentimientos. O tal vez piense que debería poder ocuparse de esto usted mismo. Sin embargo, debe saber que hay personas que entienden exactamente por lo que está pasando. Su equipo de cuidado y los profesionales de salud mental pueden ayudar independientemente de cuánto afectan sus síntomas de salud mental a su vida diaria. El apoyo y tratamiento están disponibles.

Los equipos de cuidado oncológico están preparados para ayudarle a usted y a sus seres queridos después de recibir un diagnóstico de cáncer. A lo largo de su tratamiento, es posible que se comuniquen con usted específicamente para conocer a cerca de su salud mental mediante pruebas de cernimiento para detectar distrés. Las pruebas de cernimeinto para detectar distrés incluyen una serie de preguntas breves que ayudan a los proveedores de la salud a identificar cuáles son sus necesidades y cómo pueden brindarle un mejor apoyo. Es posible que se le pida que complete una prueba para detectar distrésde forma verbal o mediante un cuestionario en línea o por escrito.  

A helpline counselor wearing a headset

Llame a la línea de ayuda y apoyo contra el cáncer.

Estamos aquí para ayudarle ofreciéndole orientación personalizada y gratuita por teléfono y en línea.

Llámanos Ahora 888-793-9355

Su equipo de médico puede conectarlo con trabajadores sociales, psicólogos y otros especialistas en salud mental. Estos profesionales pueden ayudarle a hablar sobre sus sentimientos, entender lo que está experimentando y desarrollar habilidades para afrontarlos. Las habilidades para afrontar son cosas que puede hacer en el momento y a lo largo del tratamiento para sentirse más en control cuando sienta estrés, ansiedad o malestar. Algunos ejemplos son respirar profunda y lentamente o reconocer las emociones y el estrés mediante la atención plena.  

También es importante mantener y mejorar la salud mental y la calidad de vida a través de actividades que puede realizar a largo plazo, como pasar tiempo con sus seres queridos, o dedicarse a pasatiempos o actividades que le diviertan. También puede aprender habilidades para afrontar que mejoren su salud mental mediante terapia individual o grupal en persona o virtual.

Es importante comprender que las emociones pueden fluctuar mientras esté realizando el tratamiento de cáncer o después. Es normal que estas emociones resurjan cuando se esté haciendo pruebas de seguimiento, imágenes o surjan cambios en su régimen de tratamiento o diagnóstico. Ser consciente de estas emociones y poner en práctica sus habilidades para afrontar en esos momentos será muy útil.

Algunas personas pueden pensar que solo alguien que experimenta problemas graves de salud mental debe buscar ayuda. Esto no es cierto. Todos merecemos tener una buena salud mental. No tiene que esperar a que su salud mental alcance cierta gravedad antes de pedir ayuda.

Además de su equipo de cuidado, también puede hablar con sus seres queridos. Al hacerles saber cómo se siente, está demostrando su disposición para recibir ayuda y apoyo. Hágales saber cuándo sienta tristeza, estrés o agobio. Juntos pueden encontrar nuevas formas de afrontar y mantener la resiliencia mientras navegan el cáncer.

A couple smiles while sitting together on their couch viewing their phone and laptop

Cree su Comunidad en Línea

Our free digital support community easily connects you with friends & family and others like you to reduce stress, anxiety, and isolation. 

Conéctese a su comunidad en línea

Consejos Para Cuidar la Salud Mental Durante el Tratamiento del Cáncer

  • Preste atención a cómo se siente y qué emociones duran más de lo habitual.
  • Mantenga conversaciones abiertas y sinceras con sus familiares y amigos.
  • Cuente cuando sienta ansiedad, tristeza o miedo.
  • Haga todo lo posible por mantenerse físicamente activo, seguir una dieta saludable y mantener buenos hábitos de sueño.
  • Tener hábitos saludables favorecen una mente sana.
  • Busque actividades que reduzcan el estrés y la ansiedad, como practicar la atención plena, meditar, pasar tiempo con amigos y familiares o tener pasatiempos.
  • Hable con su equipo de cuidado oncológica sobre la ayuda disponible, como grupos de apoyo o reuniones individuales con un trabajador social.

 

Cáncer y Condiciones de Salud Mental Preexistentes

Si ha tenido diagnósticos de salud mental en el pasado, es importante que se lo cuente a su equipo de cuidado oncológica. Si su equipo de cuidado conoce los diagnósticos y tratamientos previos de salud mental, podrá satisfacer mejor sus necesidades de salud mental y física. Dígales qué medicamentos, vitaminas y suplementos a base de hierbas toma, incluyendo cualquier suplementos que toma para su salud mental.

El diagnóstico y el tratamiento del cáncer pueden afectar otras condiciones que padezca y viceversa. Hablar con su equipo de cuidado al comienzo de su trayecto contra el cáncer puede ayudarle a planificar los cambios y a conectarse con el apoyo necesario. Además, si su equipo está al tanto de sus condidiones preexistentes, también podrá monitorear de cerca los cambios en el estado de ánimo y el comportamiento. Los profesionales estarán atentos a las interacciones farmacológicas y coordinarán el tratamiento.

 

Depresión y Pensamientos Suicidas

Es común sentirse ansioso en diferentes momentos de su cuidado. Estos sentimientos de preocupación o nerviosismo pueden estar relacionados con el estrés físico y emocional de padecer cáncer. Sentir tristeza, depresión o desesperanza es una experiencia común para muchas personas después de recibir un diagnóstico de cáncer.  

Los sentimientos continuos de tristeza o desesperación pueden disminuir su capacidad para disfrutar de sus actividades cotidianas habituales. Estos síntomas de depresión y ansiedad pueden ser tratados. Es importante que pida ayuda si comienza a experimentarlos. Obtener ayuda lo antes posible puede reducir el impacto en su vida diaria y evitar que la depresión empeore.

Signos y síntomas de la depresión*

  • Sentimientos de tristeza la mayor parte del tiempo durante al menos 2 semanas
  • Pérdida de placer e interés en actividades que solían ser placenteras
  • Cambios en los hábitos de alimentación y sueño
  • Respuestas físicas y mentales lentas
  • Sentirse inquieto o nervioso
  • Cansancio inexplicable
  • Sentimientos de inutilidad, desesperanza o impotencia
  • Sentimientos persistentes de culpa o vergüenza
  • Incapacidad para prestar atención
  • Pensamientos repetidos una y otra vez
  • Pensamientos frecuentes de muerte o suicidio
* Del Instituto Nacional del Cáncer, Cómo hacer frente al cáncer, Depresión (PDQ), 2019

 

Algunos de los síntomas de la depresión también pueden ser efectos secundarios del tratamiento del cáncer. Hable con su equipo de cuidado sobre los posibles efectos secundarios de su tratamiento. Pregunte cómo puede influir el tratamiento en su estado de ánimo y sus emociones.

A young father carries his toddler son piggyback as they both raise their fists toward the sky

Una de las mayores preocupaciones con respecto a la salud mental es tener pensamientos o intentos de autolesión o suicidio. Las autolesiones son cuando alguien planea causar un daño físico deliberado a sí mismo, o cuando lo efectúa. El suicidio se describe como el acto intencional de quitarse la vida propia.

En los Estados Unidos, las personas con cáncer tienen un mayor riesgo de suicidio que la población general, y es más frecuente durante el primer año de haber recibido el diagnóstico. Aquellos que tienen historial de depresión o ansiedad, o han tenido intentos de suicidio previamente también tienen un mayor riesgo de suicidio después de recibir un diagnóstico de cáncer. Conocer los factores de riesgo y las señales de advertencia puede ayudar a las personas afectadas por el cáncer a recibir el cuidadoque necesitan.

Señales de Advertencia de Riesgo de Suicidio

  • Aislamiento de los seres queridos y de la comunidad
  • Cambios en el estado de ánimo (altibajos repentinos, manía o depresión)
  • Comportamiento imprudente o impulsivo
  • Aumento en el consumo de drogas y alcohol

Si tiene pensamientos de autolesión o suicidio, puede obtener ayuda. Puede llamar al 911 o al 988 en los EE.UU., o acudir a la sala de emergencias más cercana. También puede ponerse en contacto con su línea directa regional o nacional para obtener ayuda:

Línea de prevención del suicidio y crisis, 988 (EE. UU.): llame o envíe un mensaje de texto al 988 o chatee con un asesor de la Línea de prevención del suicidio y crisis, 988 (anteriormente conocida como Línea nacional de prevención del suicidio, 800-273-8255).

Servicio de Prevención del Suicidio (Canadá): llame al 833-456-4566 o envíe un mensaje de texto al 45645.
Distress Centers of Greater Toronto (Canadá): llame al 416-408-4357. 
Línea directa de prevención del suicidio de Quebec (Canadá): llame al 866-277-3553.

 

Cuidadores y Salud Mental

Los cuidadores de personas con cáncer, o las personas que apoyan a alguien que padece de cáncer, tienen mucha responsabilidad. Esta tarea puede ser estresante, abrumadora y aterradora. Esto puede afectar su salud y bienestar.

Si usted es un cuidador, dedique tiempo a reflexionar sobre cómo se siente y cómo afronta los cambios. No es egoísta tomarse tiempo para cuidarse. Podrá apoyar mejor a su ser querido si se está cuidando física y mentalmente. El equipo de cuidado oncológica tiene experiencia en el apoyo a cuidadores de personas con cáncer. Pueden conectarle con servicios y recursos para apoyar su salud mental.

Como cuidador, no está solo en sentir los efectos emocionales de su rol. Entre los cuidadores de personas con cáncer que participaron en nuestra encuesta sobre la experiencia del cáncer, el 49 % informó niveles de ansiedad más altos que el promedio nacional. Un tercio de los encuestados informaron niveles de fatiga y depresión más altos que el promedio nacional.

Es posible que, a veces, sienta que tiene demasiadas responsabilidades entre sus tareas de cuidado y su vida cotidiana. Esto es muy común. No está solo en esta experiencia. Es natural sentirse frustrado y cansado por momentos. Puede seguir siendo un cuidador efectivo sin descuidar sus propias necesidades. Esto resulta fundamental si pretende brindar el mejor cuidado posible.

 

Consejos Para Mantener la Salud Mental del Cuidador